14 diciembre 2007

En un cajón tan negro (y II)

Vaya desde aquí mi agradecimiento al Sr. David Suárez, autor de la continuación y remate final del relato. Y a ver si su paso por aquí me saca al fin del marasmo de la impopularidad…



La roadmuvi se internó en el Pajares, pronto la niebla envolvió al Yundai y a la carretera aunque Suarón conducía con soltura quizás animado por la música del Robe. Adelantamos a varios camiones y divisamos la nieve a ambos lados del paisaje.
-¿Traes cadenas?-le pregunté-.
-Abre la guantera.
Con una sonrisa miré el interior y saqué unas cadenas, una muñequera pinchos y una navaja .Parecía que íbamos camino de una guerra. En ese momento comprendí la verdadera intención del viaje. En el fondo buscábamos un suicidio inducido .Lo más probable era que no volviésemos.
Coronamos el puerto con el asfalto limpio e iniciamos el descenso ya con un recopilatorio de Ilegales.
El olor no nos abandonaba.
-A mí no me molesta, debe ser algún problema en el conducto del aire que recoge los gases del motor-aclaró-.

Los kilómetros se sucedieron y los altavoces fueron mostrando diversos grupos: Los Enemigos, Fito y los Fitipaldis, Los Ramones…hasta que el hambre nos hizo desviarnos hacia un pueblo salmantino.
-¿Qué quies comer lo que mangamos o vamos a un bar?-me preguntó.
-Me da igual.
-Bah entós hacemos un bocadillo con los chorizos que pillamos.
Hablamos de lo bien que va el Madrid en la Liga en una plazoleta del pueblo con el coche aparcado enfrente .La conversación era sobre fútbol pero internamente la cosa iba por otro lado bien distinto.
-Bueno dejémonos de gilipolleces. ¿A qué venimos aquí?-interrumpí-
Corrimos al coche a por el armamento riéndonos como dos locos. Caminamos hacia una calle contigua contemplando el asombro y los gritos de la gente.
Fue lo primero que vimos, una oficina de CajaEspaña. El resto de la historia prefiero no recordarla ya es de sobra conocida.

Hoy luce el sol y el olor no cesa en este cajón tan negro.

2 Comments:

At 08:29, Blogger Suarón said...

Seguiremos luchando en el marasmo de impopularidad

 
At 11:18, Blogger El Brujo said...

Genial.

 

Publicar un comentario

<< Home